PAUSA

(Letra: Maia Castro/Música: Maia Castro)

Se levanta despacito
pa` no llamar la atención
y arranca por la bajada
pateando lo que dejó.

Sabe que de ese amor, sólo le queda rencor
y un recuerdo tibio que se le enfrió.

El boliche fue su casa
la botella su hermana,
el destino su condena
la vida le quedó en pausa.

Sabe que no hay dolor que dure más de diez pasos,
endereza el espinazo y sale contra reloj.

¡Pero dale!
peleá valor, que la rutina no te gane.
Que de los tumbos se sale
metiéndolé corazón.
¡Pero dale!
peleá valor, que la rutina no te gane.
Que de los tumbos se sale
metiéndolé corazón.

Se levanta despacito
pa` no llamar la atención
y arranca por la bajada
dejando pegar el sol.

Sabe que no hay dolor que dure más de diez pasos,
endereza el espinazo y sale contra reloj.

¡Pero dale!
peleá valor, que la rutina no te gane.
Que de los tumbos se sale
metiéndolé corazón.
¡Pero dale!
peleá valor, que la rutina no te gane.
Que de los tumbos se sale
metiéndolé corazón.

GOLPE

(Letra: Maia Castro/Música: Maia Castro)

Golpe en la cabeza,
vuelta al vacío.
¡Mirá a donde fuiste a parar!
al hueco de parias perdidos.

En mi cama tu disfraz,
dejó sus marcas.
Llegaste augurándome paz,
oscuras tus alas pesadas.

No te dio la nafta y perdiste la pelea
la risa se te fue quedando dura.
Me tiraste al piso y subiste la apuesta
pero el último ríe mejor.

Golpe en la cabeza,
leve descuido.
Te fuiste pensando en volver
y estás respirando mi olvido.
Te vas para no regresar,
te vas porque yo lo decido.

No te dio la nafta y perdiste la pelea
la risa se te fue quedando dura.
Me tiraste al piso y subiste la apuesta
pero el último ríe mejor,
siempre el último ríe mejor.

Golpe en la cabeza,
vuelta al vacío.
Llegaste augurándome paz
y estás respirando mi olvido.

OLVIDO

(Letra: Maia Castro/Música: Maia Castro)

Tengo un sueño roto que me enseña a respirar.
Vengo destilando penas viejas y al final,
vos trajiste calma yo empecé a adivinar,
árbol que nace torcido no se puede enderezar
y ahí vas…

Ésta canción te lleva lejos
acá estoy
Sí ésta canción te lleva lejos
¡acá estoy!

Ciega de los caminos dame luz y claridad,
algo quedó escondido intentando sanar.
Sé que duele mi olvido, más te duele olvidar.
Diablo débil que al fin encontró su lugar
y ahí vas…

Ésta canción me lleva lejos
acá estoy
Sí ésta canción me lleva lejos
¡acá estoy!
¡acá estoy!

CONSEJOS

(Letra: Maia Castro/Música: Maia Castro)

Desarmame
Soy sólo una cuenta de tú collar

Abrazame
hasta que el aire no pueda entrar

Descifrá mi laberinto,
escapá de lo escondido
y caminá, sólo caminá
hacia mí.

Abitame
hasta que vuelva a amanecer

Masticame
verás que todo se vuelve piel

Desarmá mi laberinto,
escapá de lo escondido
y caminá, sólo caminá
hacia mí, hacia mí.

VOLVER

(Letra: Carlos Gardel/Música: Alfredo Le Pera)

Yo adivino el parpadeo
de las luces que a lo lejos,
van marcando mi retorno.
Son las mismas que alumbraron,
con sus pálidos reflejos,
hondas horas de dolor.
Y aunque no quise el regreso,
siempre se vuelve al primer amor.
La quieta calle donde el eco dijo:
"Tuya es su vida, tuyo es su querer",
bajo el burlón mirar de las estrellas
que con indiferencia hoy me ven volver.

Volver,
con la frente marchita,
las nieves del tiempo
platearon mi sien.
Sentir, que es un soplo la vida,
que veinte años no es nada,
que febril la mirada
errante en las sombras
te busca y te nombra.
Vivir,
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo,
que lloro otra vez.

Tengo miedo del encuentro
con el pasado que vuelve
a enfrentarse con mi vida.
Tengo miedo de las noches
que, pobladas de recuerdos,
encadenen mi soñar.
Pero el viajero que huye,
tarde o temprano detiene su andar.
Y aunque el olvido que todo destruye,
haya matado mi vieja ilusión,
guarda escondida una esperanza humilde,
que es toda la fortuna de mi corazón

EL EXTRAÑO

(Letra: Maia Castro/Música: Maia Castro)

Fruto de tus manos
voz que me acunó.
Dame alas fuertes
que mi vuelo es hoy.

Suelto la cuerda
abro los brazos.

Tiro una piedra al vacío
y mientras respiro se vuelve canción.
Ví tu mirada volverse puñal
y hundirse en el fondo del mar.
Y hoy no sé quién sos

Fruto de tus manos
voz que me acunó.

Tiro una piedra al vacío
y mientras respiro se vuelve canción.
Ví tu mirada volverse puñal
y hundirse en el fondo del mar.
Y hoy no sé quién sos.

UN CIELO PARA LOS DOS

(Letra: Maia Castro/Música: Maia Castro)

Nadie puede darte mas ternura,
nadie, nunca nadie más que yo
porque estoy plenamente convencida ¡ay!
que todo es “un cielo para los dos”.

No hay un día ni una noche
que me quede sin decirte
qué feliz estoy viviendo
con tu beso embriagador.
Mi madrecita santa
te idolatra, te bendice
al saber que su hija buena
encontró su verdadero amor.

Gracias mi estrellita, muchas gracias,
por haberme dado su querer
tu querer tan sincero y tan profundo ¡ay!
que guardo en lo mas hondo de mi ser.

No hay un día ni una noche
que me quede sin decirte
qué feliz estoy viviendo
con tu beso embriagador.
Mi madrecita santa
te idolatra, te bendice
al saber que su hija buena
encontró su verdadero amor

LEJANA TIERRA MÍA

(Letra: Alfredo Le Pera/Música: Carlos Gardel)

Lejana tierra mía
bajo tu cielo,
bajo tu cielo,
quiero morirme un día
con tu consuelo,
con tu consuelo.
Y oír el canto de oro
de tus campanas
que siempre añoro;
no sé si al contemplarte
al regresar
sabré reír o llorar...

Silencio de mi aldea
que sólo quiebra la serenata
de un ardiente Romeo
bajo una dulce luna de plata.
En un balcón florido
se oye el murmullo
de un juramento,
que la brisa llevó con el rumor
de otras cuitas de amor.

Siempre está
el balcón
con su flor
y su sol...
Tú no estás, faltas tú...
¡Oh! Mi amor...

Lejana tierra mía
de mis amores,
como te nombro
en mis noches de insomnio
con las pupilas
llenas de asombro...
Dime, estrellita mía,
que no son vanas mis esperanzas;
bien sabes tú... que pronto he de volver...
a mi viejo querer.

EL LOBO

(Letra: Federico Lima/Música: Federico Lima)

Si no estuvieras presente
sería un día más
y ahora que estás enfrente
quizás te pueda contar

Que me convierto en un nudo,
cuando me hacen callar.
Que el corazón se hace mudo,
cuando debiera gritar.

Que no soporto el desprecio
que encuentro siempre al mirar,
los ojos del que no vive
sólo respira nomás.

Olvidándome que el lobo
anda suelto en la ciudad.
Me despliego y me transformo en la oscuridad,
me hago fuerte y me asomo a la realidad.

Ayer soñé con un río,
que se convertía en mar.
Su cauce estaba perdido,
sin peces que alimentar.

El sabor del agua dulce,
se le cambiaba por sal
y se sintió malherido,
pero dispuesto a cruzar.

Si no estuvieras presente,
sería un día más
y ahora que estás enfrente,
quizás te pueda contar.

Olvidándome que el lobo
anda suelto en la ciudad.
Me despliego y me transformo en la oscuridad,
me hago fuerte y me asomo a la realidad.

SALTO

(Letra: Maia Castro/Música: Maia Castro)

Nadie podrá decir
que no intentamos ser dos.
Nadie podrá decir
que nos faltó amor.

Y aunque el mundo nos giraba al revés
decidimos abrazarnos.

Tiempo al tiempo quise dar
se me durmió el reloj.
La piel se alimenta de otra piel
el corazón calmo.

Y aunque todos nos decían que hacer
decidimos dar el salto.

Nada para decir
nada por reprochar
me desato y voy.

Sigo el impulso una vez más
el futuro es hoy.
Salto al vacío sin red
me desarmo.

Y aunque el mundo nos giraba al revés
decidimos abrazarnos.

Nada para decir
nada por reprochar
me desato y voy.

LA OSCURIDAD

(Letra: Fernando Santullo/Música: Fernando Santullo)

El viento que sopla acá
va puliendo mi cristal.
La arena de la playa
se vuelve a levantar.

Tus ojos me miran turbios
y me vas dejando atrás.
Yo mastico mi silencio,
sabiendo que te vas.

Todavía no llegó la noche
pero aquí está la oscuridad.
Todavía no llegó la noche
pero aquí está la oscuridad.

La tarde se muere sola,
la penumbra es de verdad
y es mejor hacer de cuenta
que yo nunca te hice mal.

Mis ojos ya no te ven,
se empiezan a secar.
Te va abrazando el olvido
y ya no te sueño más.

Todavía no llegó la noche
pero aquí está la oscuridad.
Todavía no llegó la noche
pero aquí está la oscuridad.

Las piedras que cierran la curva
me indican el fin del camino.
En silencio adivino tus pasos
que se escapan marcando la arena.
Veo que la mano viene de cumplir condena.
Y entiendo con ésta impresión
que ya no queda ninguna canción
que cierre la vía de luz que se le escapa al día.
En este espacio de astío, tan ancho y vacío,
que se levanta entre tu casa y la mía.